Riego del Cesped

El adecuado uso del riego es una ciencia. Es una acción sencilla de realizar pero que hace dudar en cuanto a la cantidad y periodicidad. Sin embargo un estudio de ciertos aspectos nos dará una idea exacta de cómo y cuándo realizarlo, debido que en diferentes zonas es distinta la forma en que el viento y el sol actúan sobre el césped.

Es unos de los tres pilares en el cuidado y mantenimiento del césped junto a la fertilización para conseguir un césped sano y hermoso.

El objetivo del riego es humedecer el suelo a nivel radicular, sin saturarlo para no provocar asfixia a las raíces. Cabe destacar que los primeros 4 días de su colocación necesita un riego abundante y frecuente para su buen asentamiento y arraigamiento.

¿CÓMO BENEFICIA EL RIEGO AL CÉSPED?

  • Le da turgencia y elasticidad.
  • Le ayuda a recuperarse ante acciones como el pisoteo, uso deportivo excesivo, factores ambientales, insectos, etc…

¿CÓMO PERJUDICA UN RIEGO INADECUADO AL CÉSPED?

Un riego excesivo perjudica la estructura del suelo porque:

  • Compacta y endurece el suelo: Este endurecimiento de la tierra dificulta el crecimiento de las raíces. No permite una adecuada aireación del suelo ni el drenaje adecuado del agua con lo que la raíz puede llegar a enfermar y morir por asfixia.
  • Lo lava de nutrientes: Si es un suelo muy arenoso y no se le aporta fertilizantes regularmente, los pocos nutrientes que tenga el suelo se escurrirán con el agua hasta zonas donde no llegan las raíces.
  • Provoca aparición de hongos.

 

SÍNTOMAS DE FALTA DE RIEGO

No se recupera de las pisadas, quedando las huellas marcadas. El color se torna amarillo y de aspecto pajizo o verde azulado en la Grama.

El crecimiento se realiza lentamente.

Si el césped tiene un color verde intenso y tierno, es síntoma de que está bien regado.

Si el césped tiene un color pálido y tierno, es síntoma de excesivo riego.

Si el césped tiene un color apagado y quebradizo, es síntoma de poco riego.

METODOLOGÍA

¿Cómo regar?

Hoy que utilizar más agua en lugares en los que la tierra es arenosa, existen pendientes y en zonas cercanas a construcciones y caminos. Por lo que recomendamos la colocación de tierra y nivelación del suelo para el correcto crecimiento de la grama y facilitar el riego.

Utilizar menos agua en tierras arcillosas y compactadas, con nivel bajo (hondonadas y depresiones del terreno) y en zonas de sombra. Siempre conviene tener el suelo nivelado.

El riego profundo y espaciado favorece el desarrollo radicular aumentando su resistencia. El riego superficial y frecuente lo debilita y lo hace propenso a enfermedades.

También podemos averiguar el grado de humedad del suelo pinchando con un palo, bolígrafo o destornillador el suelo:

  • Si se hunde fácilmente es que el suelo tiene demasiada humedad.
  • Si se hunde con dificultad es que está muy seco.
  • Si se hunde con normalidad es que está bien regado.

En climas lluviosos es necesario regar menos que en los secos, obviamente.

Las zonas de sombra o protegidas del viento también precisan menos riego que los expuestos a mucho sol o a vientos fuertes y secos.

Un césped recién cortado necesita más agua que otro alto, ya que le incide más la luz del sol.

El riego debe ser regular y abundante en temporada cálida más que en las frías.

Si queremos un césped natural verde y vigoroso habrá que regarlo más que si nos conformamos con un césped con menos esplendor.

Excederse en el riego equivale a encharcamiento lo que favorece el desarrollo de enfermedades en el césped.

El mejor riego es el lento y a modo de lluvia, para que el agua no corra y penetre adecuadamente en el suelo.

Es beneficioso que el suelo se seque o esté casi seco entre riegos.

¿Cuándo regar?

El mejor momento para regar es por la mañana temprano, al atardecer o de noche. De esta manera el agua no se evaporara por acción del sol. El riego realizado al mediodía se evapora de 4 a 8 veces más rápido que por la noche.

Si se riega con sol, cuando hace más calor, se perderá mucha por evaporación. Además la incidencia del sol sobre la planta es mayor si esta mojada. Los rayos del sol al atravesar las moléculas del agua causan un efecto de lupa sobre el césped provocando quemaduras en el mismo y tornando su color a amarillento.

 

SISTEMAS DE RIEGO

Existen dos maneras de regar el césped: a mano con una manguera o con un riego automatizado.

  1. Manguera
    Del riego manual con la manguera sólo cabe decir que sólo puede estar indicado en casos que reúnan las siguientes condiciones: extensiones pequeñas de césped natural, menos de 100 m², en zonas climáticas poco calurosas y con variedades de césped que no precisen un gran volumen de riego y cuando dispongas del tiempo diario y ganas suficientes para realizarlo. Como ya habrás supuesto, los inconvenientes son que emplearas muchas horas a la semana en esta actividad, el riego no será uniforme pues habrá zonas donde les caiga más o menos agua. Y no olvidemos que el riego manual gasta grandes cantidades de agua para un riego irregular e insuficiente los primeros días colocada la grama.
  1. Riego Automático
    Si tu caso no se corresponde con los enumerados anteriormente no te lo pienses demasiado y pon un riego automatizado. Te olvidaras de tener que regar y tener que estar abriendo y cerrando grifos. Con este sistema podrás:

    • Regar el tiempo que tú quieras y cuando tú quieras. Puedes hacerlo por la noche, cuando el nivel de evaporación por el sol y el viento es menor.
    • Obtendrás la comodidad de no tener que estar abriendo y cerrando grifos y llaves de paso.
    • El control del riego te permite economizar el agua.
    • El agua se reparte uniformemente y de un modo suave, similar a la lluvia.

Si acudes a un profesional que te planifique e instale el riego automático ahorraras tiempo y dinero. No dudes en solicitar un presupuesto y veras que no resulta tan caro como pensabas.

RotoAspersores:
Radio de acción: supera los 6 mts. (dependiendo de la presión del agua y diámetro de boquilla).
Pueden ser emergentes (están enterrados y suben con la presión de agua) o de superficie (se acoplan a una manguera y pueden pincharse o colocarse donde deseemos). El emergente, al estar enterrado no estorba durante la siega. Son adecuados para grandes extensiones.

EL AHORRO DEL AGUA

Qué duda cabe que el agua es un recurso natural que debemos cuidar. En muchos lugares es un bien escaso y ello, lógicamente, incrementa su precio. Debemos ser cuidadosos y racionalizar su uso. Hay que evitar malgastarla y además nos estaremos beneficiando de un importante ahorro económico. Sea cual sea los m² que tengamos de césped natural hay que tener en consideración esta recomendación.

Ya hemos visto múltiples variables a tener en cuenta a la hora de regar el césped. Hay que hacer una valoración de todas ellas aplicadas a nuestro caso particular para saber que metodología de riego usar. Esperamos les haya servido de ayuda, cualquier consulta sobre el tema no duden en contactarnos.

L´amancay

Dejá un comentario